Reseña Histórica - Origen del Cantón

 
 
Indice del artículo
Reseña Histórica
Origen del Cantón
Fundación del Cantón
Creación y Procedencia
Todas las páginas

 

Origen del Cantón

image009En la zona que hoy denominamos Coronado tuvieron asiento varias poblaciones indíginas, hecho que se constata por las numerosas huacas encontradas en varias secciones de este territorio. Las más valiosas, han sido localizadas e Monserrat, finca que pertenece al Prof. Jorge Lines, quien posee una interesante colección de objetos arqueológicos de barro y de piedra, extraídos de esas huacas. Según palabras de don Fidel Tristán, la tribu indígena que habitaba esta región pertenecía a la raza Huetar de occidente y formaba la comarca que se llamó Toyopán. Esta fue explorada y conquistada por Juan Vázquez de Coronado, quien internándose en el territorio de nuestro país, hasta la Meseta central, dio oportunamente con ella. El mismo explorador, Vázquez de Coronado en carta dirigida al Rey don Felipe, describe a Toyopán como uno de los mejores territorios de su reino, y de los nativos dice: "son vivos de ingenio, belicosos, mayores de cuerpo que otros, bien hechos".

 

El Cacique de esta comarca Yorustí, hizo muy pronto amistad con el gran conquistador. Por su etimología la palabra Toyopán significa: Lugar de Dios, Lugar Sagrado, Templo de Dios. (Del nahualt: teo-ti-Dios y pan-Lugar). Pasados los tiempos de Vázquez de Coronado y del Cacique Yorustí, Toyopán tembló ante el empeño de los catequizadores que cumpliendo órdenes de la Inquisición, destruían los altares en que nuestros antepasados oficiaron sus ritos tradicionales. Los altares de Toyopán, fueron sepultados para escaparlos de la profanación y fuese ésta su última gran ceremonia religiosa, convocada para informar tristemente de la irremediable usurpación de sus derechos ya perdidos.

 

El descubrimiento de esos altares nos ha revelado en los últimos tiempos con exactitud, la localidad del antiguo Toyopán, que es actualmente San Rafael de Coronado, teniendo como centro de la comarca la ya citada finca Monserrat. Este altar de Toyopán fue descubierto en 1899 por don Juan Corrales y obsequiado al Museo Nacional en 1900 por don Juan Fernández Ferráz, quien le dio el nombre de Ompa-Ontlaneci-Tetl o Piedra Transparente; en la que figura como motivo central Tlaloc el dios de la lluvia y de las tormentas, dios de la cabeza grande y cuerpo pequeño, unido por jaguares a la mesa del altar, con los brazos en alto y dejando escapar de las fauces de lagarto una serpiente con cabeza humana, que no llega hasta los pies. Bajo éstos hay un lagarto de dos cabezas. En cada una de las columnas de ese metate sagrado hay un conjunto de maravilla: un jaguar eleva sus garras sobre una cabeza humana y sobre las ancas del jaguar se levanta un mono.